Pequeña confesión

8 febrero, 2012

Cuando nadie me ve cierro los vidrios polarizados de mi auto nuevo. Pongo el aire acondcionado y la radio fm de la corpo. Escucho una balada de un grupo español que se cree parte de la anatomía de un pintor holandés. Y no te doy monedas en el semáforo.

Cada uno se consigue el infierno como quiere o como puede. Esa es la libertad burguesa.

Anuncios

4 Responses to “Pequeña confesión”

  1. Marcelo Says:

    Veo que no soy el unico que hace eso….

  2. Kira Says:

    Yo prendo el aire y lo apago cuando mis pies comienzan a empaparse con agua helada (?), escucho un cassette (si, leyeron bien, cassette) rayadísimo de música infantil que mi hija me pide una y otra vez y casi nunca doy monedas. Lo mío se parece al purgatorio.

  3. MaxD Says:

    Hay algo que no me dicen de esta picardía tuya de arrancarle confesiones y pequeñas miserias a tus lectores. Probablemente eso sea pior que escuchar la fm de la corpo.

    Igual recojo el guante: la mía tiene que ver con resistirme a levantar gente que hace dedo, aún cuando parezcan inofensivos y me justifico diciendo que hay colectivos, en fin.

    Lo de los vidrios polarizados está bueno para escarbarse la nariz sin que nadie te condene por asqueroso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: