Epístola

14 abril, 2012

image

Estimado Sr. Maradona:
Como verá, he recibido el balón que me enviara oportunamente por un prestigioso courier internacional. Como, también podrá apreciar, mi desembarco en el balonpié profesional de las ligas musulmanas deberá esperar hasta que me recupere de los estragos de una vida licenciosa. Una vida de la que ha intentado alejarme desde nuestro primer encuentro  aquella tarde de 1979.
Espero entienda lo breve de la esquela.
Le mando un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: