Hay hombres clavan un clavo y son buenos. Hay otros que destapan un baño y son mejores. Hay quienes reparan  muchos caños, y son muy buenos. Pero hay los que se ponen a martillar haciendo sus propios muebles un sábado por la noche del otro lado de la pared, esos son los imprescindibles.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: