Malabarista

27 marzo, 2010

Paré en un semáforo y, como siempre, ignoré al malabarista de turno.
De pronto se me acercó y, en vez de pedirme una moneda, soltó:
“No dejes que te roben la alegría. Te va a hacer falta durante todo el viaje”.

A %d blogueros les gusta esto: