Palabras robadas

24 diciembre, 2010

Cumpleaños de una amiguita y compañera de mi hija.
La madre de la homenajeada me presenta a su pareja: “El Negro”.
– Negro, el papá de… – dijo, mientras “El Negro” sonriente inflaba globos de colores.
Me quedé atónito. En una sóla intervención, esta mujer, nos había despojado de nuestros nombres.
Así que no sólo dejamos a nuestra hija en el festejo. También quedaba atrás mi nombre.
Cuándo, en el auto, le dije a mi compañera que mis temores acerca de la anfitriona eran fundados, sin acoplarse a mi horror me dijo: “Ahora que me contás esto me acordé de algo. Esta mina quiere tener otra hija para ponerle el nombre de la nuestra.”

Todo lo que no tengo

20 mayo, 2010

Peter:

Te oigo decir que tu padre está a tu lado y se me hace un hueco en el pecho.

Ojalá, ella, un día, pueda decir que estoy a su lado.

A %d blogueros les gusta esto: