En la orilla

27 agosto, 2010

Como un caracol que se arrastra por una playa, provocando un susurro casi imperceptible al mover los granos de arena mientras rompen estruendosamente las olas, suelto algunas palabras en medio de este rugido.
A veces, el caracol mueve la arena en el momento preciso, cuando a ola aún no cierra su lazo. Entonces, alguien, me escucha.

A %d blogueros les gusta esto: