BESTIAS DEL SUR SALVAJE

28 noviembre, 2012

BESTIAS DEL SUR SALVAJE – Tráiler subtitulado en español – YouTube.

A veces es, uno se olvida de que el mundo no es el lugar en el que vive la clase media urbana de los que tenemos blogs.

A veces, un libro, un cuento, una foto o una película te recuerdan que el mundo es un sitio mucho mas diverso. Y, aunque esa diversidad parece declinante, quedan por ahí destellos de formas de vivir y ver el mundo que, del otro lado de una pared, una puerta, un río o un bosque pueden resultar, al mismo tiempo lejanas en algún sentido y cercanas en otros.

Así en Beasts of the southern Wild, aparece lo ajeno de lo no urbano, de la pobreza -en términos de lo que vivimos como bienestar en las grandes ciudades- y lo propio de lo difícil que resulta sostener los vínculos afectivos. Lo mágico de la maternidad lo épico de la paternidad y lo imposible que resulta ser hijo.

Ojalá algún valiente la traiga a Buenos Aires y la exhiban en los cines.

Y si no pasa. A mirarla igual.

Sin respuestas

13 marzo, 2011

A man prays in front of a house devastated by tsunami in Minami Soma, Fukushima, northern Japan after Japan's biggest recorded earthquake slammed into its eastern coast March 11. #

El agua potable escasea. La electricidad desaparece. Las redes de telecomunicaciones fallan. Un hombre ensaya un último recurso. ¿Habrá alguien en esa oficina?

Zapatos

15 julio, 2010


Zapatos

Originally uploaded by marcosvicente2008

A ella nunca le han gustado las ferias en las que cada vez, con mas frecuencia, se ve a la gente vender sus pertenencias.
Por alguna razón a mí siempre me han provocado cierta fascinación infantil ese tipo de lugares. Como si acaso fuese a encontrar algún tesoro a cambio de una modesta suma.
En general me he sentido atraído por objetos queribles como los libros o los discos. Pero no por objetos de uso personal como ropas o calzado.
Son estos objetos los que ella mira con tristeza: Anteojos que ya no ven, bufandas que ya no abrigan, zapatos que no andan…

Durante el holocausto, las víctimas del horror eran despojadas, como preludio de la muerte, de su dignidad. Sus ropas y sus zapatos eran apilados como monumento a privación, como un ensayo de lo que los cuerpos representarían al final del camino.

Durante una oscura -en muchos sentidos- madrugada, me topé con esta instalación azarosa al salir a la calle.
Ahora, todos los días, temo cuando abro la puerta.

Equilibrio

5 abril, 2010

¿Cómo se hace? ¿Cómo le decis a alguien que lo querés y al mismo tiempo que no estás de acuerdo? ¿Cómo evitás que el otro, con intención o sin proponérselo, te avasalle?
¿Cómo haces esto sosteniendo ese deseo de querer al otro? ¿Cómo te preservas sin dañar al otro?
Todas son preguntas

A %d blogueros les gusta esto: